La CR Palos propone mantener la superficie actual cultivada para el deslinde de monte público de Moguer

Insta a los agricultores de la zona a alegar en las parcelas afectadas para negociar con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Moguer una salida satisfactoria

 

La Comunidad de Regantes Palos de la Frontera ha reunido este martes a gran parte de los socios y agricultores afectados por el deslinde del Monte Público de Moguer según la propuesta inicial de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente para delimitar los terrenos forestales de los que son de uso agrícola. Después de una reunión con representantes del consistorio moguereño, que resultó positiva, desde la Comunidad de Regantes entienden que la solución pasa por respetar los límites actuales de la superficie cultivada solicitando a la administración autonómica que marque las líneas en la realidad de las parcelas que actualmente están en explotación y se reconozca como superficie regable.

Desde la Comunidad de Regantes han recomendado que, como norma general, se presenten alegaciones contra la limitación que propone la Junta de Andalucía para que a partir del 15 de septiembre comience los trabajos de campo y se pueda saber sobre el terreno cuales son los límites reales. Desde la entidad de riego, han ofrecido a todos los comuneros sus servicios para alegar en su nombre previa autorización y facilitar así los trámites.

Desde la entidad de riego han señalado que existen “argumentos de peso” para lograr el objetivo final ya que la comunidad de regantes ya tiene un perímetro de riego aceptado por la propia administración y porque normativas posteriores como el POTAD o el Plan de la Corona Norte reconocen los límites actuales de la superficie agrícola por lo que entiende que “no tendría sentido devolver estas tierras al ámbito forestal”.

La Consejería de Agricultura inició el pasado año el expediente para delimitar el monte público y tras los trámites administrativos comenzó a avisar por carta a los agricultores cuyas tierras lindaban con esta línea para así establecer los límites legales, sin embargo, la pandemia del COVID 19 paralizó estos expedientes que ahora se han vuelto a activar una vez pasado el estado de alarma.

En total hay unos 50 socios afectados por esta medida dentro de la comunidad de regantes y unas 37 hectáreas de terreno que hay que medir con cautela. Este servicio que la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera está ofreciendo a sus comuneros de forma gratuita, tiene el doble objetivo de informar y asesorar sobre el deslinde a todos los agricultores, así como facilitar la tramitación ante la administración para evitar errores que se puedan enquistar en el tiempo.